Skip to main content
Average ER Wait Time
Checking ER Wait Time
The feed could not be reached
Retry?
Portsmouth Regional Hospital
--
mins

Read this in English(Listeria Infections)

Sobre la listeriosis

La listeriosis (o infección por listeria), es muy poco frecuente. Cuando ocurre, suele afectar a mujeres embarazadas en el último trimestre del embarazo, a recién nacidos y a personas cuyos sistemas inmunitarios están debilitados por enfermedades como el cáncer y el VIH. La gente que se ha sometido a varios tipos de trasplantes de órganos también se expone en mayor medida a padecer infecciones por listeria.

La listeriosis está provocada por la bacteria Listeria monocytogenes, que se puede propagar a través de tierra o agua infectadas. También se puede ingerir esta bacteria al comer ciertos alimentos, como los fiambres, los embutidos, los quesos blandos para untar (como el Camembert), la leche, el pollo poco cocinado, los perritos calientes poco hechos, el marisco y la ensalada elaborada con col contaminada por listeria. De todos modos, hay muchos casos de listeriosis donde no se puede identificar la causa.

Las infecciones por listeria incluyen la gastroenteritis (vómitos y diarrea), también conocida como "gripe intestinal", la bacteriemia (infección bacteriana de la sangre), la meningitis, la neumonía, la osteomielitis (infección del hueso) y la endocarditis.

Síntomas

La listeriosis puede causar síntomas como fiebre, vómitos, diarrea, somnolencia, dificultades para respirar y pérdida del apetito. Las mujeres embarazadas que desarrollan una listeriosis es posible que solo presenten síntomas de una gripe leve, pero también se incrementan sus probabilidades de tener un parto prematuro, un aborto o un parto de bebé muerto (o mortinato).

La gente con sistemas inmunitarios debilitados se expone en mayor medida a desarrollar las enfermedades más graves que puede provocar una infección por listeria, como la neumonía, la meningitis y la sepsis.

Por suerte, los casos de listeriosis son relativamente infrecuentes. Cuanto antes se detecte y se trate esta afección, mejor, porque puede provocar infecciones graves y de riesgo vital. Si usted está embarazada o pertenece a uno de los otros grupos de riesgo, el hecho de evitar ciertos alimentos y bebidas puede reducir su riesgo a desarrollar una listeriosis.

Tratamiento

La listeriosis se suele tratar en el hospital con antibióticos administrados por vía intravenosa (VI). El tratamiento suele durar unos 10 días, aunque esta duración puede variar en función de la capacidad del cuerpo para vencer la infección.

Los niños cuyos sistemas inmunitarios están debilitados por enfermedades o infecciones, como el cáncer o el VIH, tienen más probabilidades de desarrollar listeriosis graves y pueden necesitar tratamientos adicionales.

En las personas sanas afectadas por gastroenteritis provocadas por la listeria, los síntomas suelen durar solo un par de días y la recuperación es completa.

Prevención

No existen vacunas contra la bacteria que causa la listeriosis. De todos modos, usted puede ayudar a proteger a su familia de esta bacteria adoptando las siguientes precauciones relacionadas con la alimentación:

  • Cocine siempre los alimentos a conciencia (sobre todo la carne y los huevos) a una temperatura interior adecuada.
  • Lave a conciencia las frutas y las verduras antes de ingerirlas.
  • Beba solo leche pasteurizada y asegúrese de que la guarda en la nevera a una temperatura adecuada (a menos de 4 ºC o 40 ºF). Evite los alimentos elaborados con leche no pasteurizada.
  • Si pertenece a uno de los grupos de riesgo, evite los quesos blandos para untar, como el feta, el Brie, el Camembert, los quesos azules y los quesos al estilo mejicano (como el queso fresco).
  • Recaliente los platos precocinados y preparados, como los fiambres o las salchichas, a una temperatura en que saquen vapor, sobre todo si está embarazada.
  • Lávese a conciencia las manos y los utensilios después de cocinar alimentos crudos.

Cuándo llamar al pediatra

Llame de inmediato al pediatra si su hijo desarrolla una respiración rápida y dificultosa, fiebre, pérdida del apetito, vómitos, deshidratación, llanto agudo, somnolencia o irritabilidad. Si su hijo hubiera contraído una listeriosis, el pediatra podría descartar otras afecciones e iniciar su tratamiento.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: octubre de 2014

More on this Topic

Related Resources